El Instituto para la Investigación y Tratamiento de la autoinmunidad (Brazil)

 El Instituto para la Investigación y Tratamiento de la autoinmunidad ("Instituto de Autoinmunidad")
PARA UN NUEVO PARADIGMA DE CONDUCTA Y TRATAMIENTO 

  El Instituto para la Investigación y Tratamiento de la autoinmunidad ("Instituto de Autoinmunidad") fue creado en el primer semestre de 2011, por parte del médico firmante y ex pacientes (ahora amigos) que tuvo manifestaciones autoinmunes, y se benefició del tratamiento que se les ofreció. Actualmente, estas personas tienen una calidad de vida normal, manteniéndose libres de las agresiones del sistema inmunológico hasta el punto de que se hacen llamar de ex portadores de la enfermedad y participan en la dirección del Instituto de Autoinmunidad, con intereses volcados para permitir el mismo beneficio a otros pacientes, especialmente a los más necesitados.

Los relatos espontáneos de los pacientes beneficiados generaron gran repercusión en las comunidades de la red mundial de  computadoras-Internet, originando la creación de una demanda de actividades que se ha propuesto por el Instituto de Autoinmunidad. El objetivo de las  actividades del Instituto de Autoinmunidad se convierte en la identificación y corrección de los disturbios causadores de los trastornos metabólicos y de las enfermedades autoinmunes, en un principio, con especial atención a la corrección de la deficiencia de vitamina D, ahora ampliamente reconocida por varios miembros de la comunidad científica internacional como un factor principal en la aparición y exacerbación de la actividad de la enfermedad autoinmune y otras enfermedades graves, como el cáncer .

Esta "vitamina D" (o "colecalciferol") es, de hecho, actualmente considerado una pre-hormona en la comunidad científica (ya que se convierte en varias células del cuerpo humano en la hormona calcitriol – esta hormona que puede modificar potencialmente 229 funciones biológicas en el cuerpo humano - Referencia 1). El uso de colecalciferol como tratamiento oral (siempre en dosis fisiológicamente realistas - similares a los obtenidos por la abundante luz solar) tiene bajo costo y alta eficacia; demostrado ser capaz de mantener a los pacientes sin los impedimentos físicos, psicológicos y sociales relacionados con las enfermedades autoinmunes, y promover la regresión potencialmente completa de secuelas adquiridas recientemente el bienestar y la autoestima del paciente.

Se ahorra el sistema público y privado de gastos voluminosos de hospitalizaciones y medicamentos costosos, lo que permite a un gran número de pacientes una vida esencialmente normal y productiva, liberándolos de una supervivencia a condición de enfermos crónicos, discapacitados para trabajo y dependiente del sistema de pensiones. Se enfatiza que esto no es un tratamiento alternativo, sino que realidad es para reconstruir el mecanismo que la naturaleza misma desarrolló con el objetivo de prevenir la agresión autoinmune contra el propio organismo.

En vista del conflicto con los intereses relacionados con el comercio de medicamentos (que mueve miles de millones de sumas mensuales) que obstruye la absorción de estos últimos descubrimientos de la comunidad médica, el Instituto para la Investigación y Tratamiento de la Autoinmunidad ya asume fuerza motriz desde su fundación, con el compromiso fundamental para difundir el tratamiento para otros profesionales médicos, para que ellos también se conviertan en emisores de esta terapia, de esa forma contribuyendo así a la reducción del tiempo que se gasta para que un mayor número de pacientes se ven beneficiados.
El conocimiento científico actual demuestra que la deficiencia de vitamina D (que afecta a un 76,5% de los residentes en la ciudad de São Paulo durante el invierno, cayendo a sólo un 37,3% durante el verano (según un estudio publicado por investigadores de la USP y de la Unifesp en 2010 - Referencia 2) se asocia con la aparición (susceptibilidad) y el apoyo (gravedad) de prácticamente todas las enfermedades o manifestaciones autoinmunes, incluyendo esclerosis múltiple, neuritis óptica, enfermedad de Devic, síndrome de Guillain-Barre (poliradiculo-neuritis), polineuropatía, miastenia gravis, artritis reumatoide, lupus (o el lupus eritematoso discoide), enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, enfermedad celíaca, enfermedad cirrosis biliar primaria, hipotiroidismo (tiroiditis de Hashimoto), uveítis, epiescleritis, psoriasis, vitiligo, los abortos en el primer trimestre de embarazo, enfermedad periodontal, diabetes juvenil, alergias, etc. También están asociados con la deficiencia de vitamina D (facilitado, provocado o facilitado por ella) otros trastornos o enfermedades autoinmunes no (todavía no clasificadas como autoinmunes por la ciencia contemporánea), como el cáncer, la hipertensión, la diabetes en la madurez, accidentes cardiovasculares, osteopenia y la osteoporosis, la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, la infertilidad, defectos de nacimiento, el dolor crónico (incluyendo la fibromialgia y la migraña), enfermedades neurodegenerativas (como el Parkinson y el Alzheimer), somnolencia excesiva, etc.

Datos epidemiológicos recientes indican que el autismo es causado probablemente o al menos en gran medida facilitado por la deficiencia severa de vitamina D durante el embarazo. Actualmente hay numerosas fuentes científicas que demuestran la necesidad urgente de que la ética no permite a cualquier persona (si los pacientes afectados o no a estas enfermedades o trastornos) se mantienen con la deficiencia de vitamina D - que también sigue sucediendo debido a la suplementación habitual de sólo 200 UI por día en la práctica médica habitual. Con estas dosis irrisorias, un paciente con esclerosis múltiple pasa a un nivel de vitamina D circulante promedio de 14 ng / ml a sólo 16 ng/ml después de 2 meses de tratamiento. Los valores de referencia actuales para la vitamina D [miden como 25 (OH)D3 nunca (!) En la forma de la 1,25 (OH) 2D3] son 30 a 100 ng / ml para la mayoría de los laboratorios clínicos. Se enfatiza que el nivel de 30 ng/ml sería aún menos que adecuado según los científicos internacionales éticos y serios, que proponen niveles como óptimos de al menos 40 a 50 ng/ml de 25 (OH) D3 para una persona normal. La investigación más reciente, sin embargo, han demostrado que los pacientes que sufren de enfermedades autoinmunes, por razones genéticas (referencias 3 y 4) son parcialmente resistentes a los efectos de colecalciferol, por lo que requieren niveles aún más altos para que estén libres de las agresiones de su propio sistema inmunológico. En tales casos, el nivel apropiado sólo puede establecerse mediante la monitorización clínica y de laboratorio que permite el ajuste de la dosis de acuerdo a las necesidades individuales de cada paciente sin el riesgo de efectos secundarios graves, especialmente en la función renal.

Consisten en los individuos con mayor riesgo de deficiencia de vitamina D y un mayor riesgo en caso de sufrir complicaciones graves de esta alteración metabólica, esas personas:

[1] con la edad avanzada (la piel de un individuo mayor de 70 años produce sólo un cuarto de la cantidad de vitamina D producido por un joven de 20 años);
[2] con el exceso de peso (grasa acumulada debajo de la piel secuestra la vitamina D de la circulación, en general se duplica la necesidad de vitamina D en estos individuos en comparación con una persona con peso normal para la misma altura);
[3] con la piel oscura (la melanina reduce la absorción de la luz del sol  por la mañana productores de vitamina D);
[ 4 ] que trabajan o estudian o llevan a cabo sus actividades de rutina exclusivamente en ambientes confinados, aisladas a partir de la luz del sol de la mañana o al atardecer ;
[5] con el uso equivocado de protectores solares indiscriminadamente en determinadas horas (por ejemplo, durante el período inicial de la mañana) en la que es absolutamente necesario para la producción abundante de la vitamina D en la piel y el descubrimiento para la conservación de la salud (la exposición al sol factor de protección solar de nivel 8 reduce en un 90 % la producción de vitamina D, el uso del nivel de protección del factor 15 reduce la producción en un 99 % este);
[ 6 ] con los que viven más lejos de la línea del ecuador , donde la radiación solar es limitada por inviernos largos, días más cortos y son utilizadas ropas que cubren la mayor extensión de la piel para protegerse del frío.
Es importante destacar, sin embargo, que incluso en lugares cercanos al ecuador, el problema ya es muy similar, ya que
[1] la expansión de la red del  metro,  los estacionamientos subterráneos, en ocasiones, con acceso al  directo al interior de los centros comercial,
[2] la construcción de un número creciente de centros comerciales (“centros comerciales " - donde familias enteras pasan varias horas de su fin de semana en lugar de asistir a las playas, parques, zoológicos y jardines botánicos);
[3] el uso de películas protectoras en los parabrisas y las ventanillas del coche,
[4] la construcción del subterráneo en el estacionamiento de edificios residenciales y comerciales, con ascensor directo;
[ 5 ] con el crecimiento de diversiones y pasatiempos que se encuentra en su propio entorno familiar , proporcionado por los juegos de video , canales de TV por cable , DVD, Bluray , y el aumento de la interactividad de los miembros en la red mundial informática. Los padres se sienten cómodos viendo a sus hijos entretenidos con estas actividades de ocio  doméstico, dándose cuenta de que quedan lejos de la violencia urbana.

Mientras tanto, el porcentaje de niños con diabetes tipo I crece un 6% al año en Europa; todas estas características de la vida urbana moderna permiten al  individuo contemporáneo desplazarse  y realizar prácticamente cualquier actividad en un entorno urbano con prácticamente cero a exposición solar. Es evidente que estos tres factores, actuando juntos, contribuyen a un efecto  desastroso para la salud pública y para el sector público y privado y en el efecto de los gastos del sector de la seguridad social, a saber:

[1] el gran porcentaje de las personas afectadas, especialmente en la población urbana;
[2] el gran número de enfermedades, causadas o facilitadas por la deficiencia de una hormona que potencialmente participa en la regulación de 229 funciones biológicas en el cuerpo humano;
[3]  la desinformación de la mayoría de la clase médica, que durante muchas décadas siguen temerosos de la administración por vía oral (preventiva o terapéutica, para adultos) de dosis absolutamente fisiológicas, tales como 10.000 UI por día, las cuales son producidas por personas de piel clara durante tan sólo 20 minutos de exposición al sol de la mañana (10 am -2pm) sin protección solar. Tal individuo tendría que consumir 100 tazas de leche  para obtener la misma cantidad de vitamina D, que también es 50 veces mayor que la dosis de 200 IU (el más comúnmente prescrito para ser erróneamente informada como "recomendada").
Por lo tanto, es evidente lo absolutamente vital y urgente el cambio de paradigma con respecto al potencial preventivo y terapéutico ofrecido por dosis mucho más altas de colecalciferol que los utilizados comúnmente, especialmente en pacientes que, por razones de su propia condición médica, tienen limitaciones para exponerse al sol, tales como aquellos con el lupus (la posibilidad de empeoramiento de las lesiones cutáneas inducidas por los rayos UV), vitíligo (para facilidad de daño a la piel) y la esclerosis múltiple (la intolerancia al calor). Tras ser advertidos de evitar la exposición al sol, han agravado la deficiencia de vitamina D, y en consecuencia empeora la enfermedad autoinmune.

Es muy lamentable que miles de jóvenes de todo Brasil, que sufren de esclerosis múltiple, se están convirtiendo en ciegos y parapléjicos sólo por la falta de una sustancia que podría administrarse en forma de gotas ó de cápsulas en una sola dosis diaria, lo que se les devolvería la perspectiva cierta de una vida normal. No hay excusa para no arreglar cualquier cambio o deficiencia metabólica que pueden ser corregidos, incluso en ausencia de signos clínicos detectables de posibles consecuencias nocivas para la salud. Hacerlo es imprescindible! No hacerlo puede ser visto como un resultado de la negligencia o de la desinformación. El médico no puede dejar sobre riesgo la salud del paciente que lo procura, mismo para la prevención. La prevención es y será siempre el mejor enfoque, ya sea individualmente o como una política gubernamental de salud pública.

¿Qué pasa con el caso del paciente que ya está llevando a una enfermedad autoinmune, como la esclerosis múltiple, cuya elevada frecuencia de recaídas y una alta severidad de las secuelas neurológicas (paraplejia, ceguera) se correlaciona con menores niveles circulantes de vitamina D (Referencia 5)?
Como justificarse el hábito de ni siquiera solicitar el nivel de las concentraciones de 25 (OH) D3 en el paciente, y de tampoco administrar las doses realísticamente capaces de corregir la deficiencia que, según la literatura especializada, es casi segura?

Como aceptar la pasividad contra un trastorno metabólico de fácil corrección como la administración de dosis mucho más altas (de que aquellas que erróneamente son referidas como "recomendadas") que conducen a una reducción de las lesiones activas (Referencia 6) se han demostrado que son perfectamente seguras (referencias 6 y 7)

Como aceptar tal pasividad sabiendo que ya en 1986 (hace 25 años), se demostró que dosis mucho más modestas (8 veces más bajas que las que se muestran tan seguras, pero aún 25 veces más altas que las recomendadas por la conducta terapéutica convencional) mostraron ser capaces de reducir en más de un 50% de la frecuencia de las recaídas en pacientes con esclerosis múltiple (referencia 8)?
¿Cuál es la justificativa para cualquier médico, incluso ante de estos datos, que simplemente se alejen de esta cuestión y dejen que el paciente (cuya salud está bajo su responsabilidad profesional) con una deficiencia metabólica cuya corrección es en sí misma (independientemente de cualquier enfermedad), ética y técnicamente obligatoria y que podría salvar a su paciente con esclerosis múltiple del intenso sufrimiento y permanente causado por las secuelas graves irreversibles y incapacitantes, tales como la ceguera y la paraplejía?

¿Cómo proponer estudios "controlados" para la corrección de cualquier hipovitaminosis (no sólo la deficiencia de vitamina D), cuando este tipo de estudios son éticamente inviables, de la misma forma que no se puede administrar placebos a los niños con diabetes (insulino dependientes) para "asegurar" que la eficiencia de la administración de la insulina está "científicamente" probada?

Lo mismo ocurre con la deficiencia de vitaminas como el ácido fólico en mujeres embarazadas. Es ético verificar "de forma controlada" que un número mucho mayor de niños que nacieron con anencefalia y otras malformaciones congénitas en el "grupo placebo"?

Estos estudios nunca han sido y nunca serán un hecho. ¿Sería correcto entonces no administrar ácido fólico en las mujeres embarazadas con bajos niveles de este nutriente, con el argumento de que "no existen estudios controlados"? Por supuesto, al contrario de los estudios de la eficacia de las drogas alopáticas, la evaluación de la eficiencia de la corrección de cualquier trastorno metabólico no puede ser "controlada" con el uso de placebo. La ausencia de este tipo de estudios no puede justificar la falta de reparación de cualquier trastorno metabólico, ya que constituye el argumento falaz identificado en estudios de la lógica y las estadísticas (referencia 9).

Es compartido por todos los miembros de la junta directiva del Instituto de Autoinmunidad, que los sentimientos y las percepciones que deben guiar el tratamiento de pacientes afectados por estas y otras enfermedades son de sentido humanitario, la capacidad de empatía y genuina voluntad de apoyar, ayudar, servir y aliviar el sufrimiento y restablecer la salud. En este sentido, es oportuno un cambio radical de paradigma para la investigación y el tratamiento, abandonando el enfoque exclusivo en el uso crónico de drogas, que por sus efectos secundarios, se deteriora la calidad de vida de los pacientes, y ponen en riesgo  su integridad física y su vida, sin perspectivas de una solución en cualquier momento. Como un nuevo paradigma que se debe buscar, cualquier patrón de comportamiento, cambio o trastorno metabólico que potencialmente contribuyen al desencadenamiento, apoyo y / o empeoramiento de la enfermedad debe ser identificado y corregido, siempre que tal corrección sea posible, con el objetivo de lograr la desaparición de los síntomas, la solución del problema y la liberación de uso crónico de drogas.


Cicero Galli Coimbra
Médico Internista y Neurólogo
Profesor Asociado Libre Docente de la Universidad Federal de São Paulo
Presidente del Instituto para la Investigación y Tratamiento de la autoinmunidad

REFERÊNCIAS:
1 - Ramagopalan, S.V., Heger, A., Berlanga, A.J., Maugeri, N.J.,Lincoln, M.R., Burrell, A., Handunnetthi, L., Handel, A.E., Disanto,G., Orton, S.M., Watson, C.T., Morahan, J.M., Giovannoni, G., Ponting,C.P., Ebers, G.C., Knight, J.C. A ChIP-seq defined genome-wide map ofvitamin D receptor binding: associations with disease and evolution.Genome research 2010; 20:1352-1360. - http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2945184/

 2 - Unger, M.D., Cuppari, L., Titan, S.M., Magalhaes, M.C., Sassaki,A.L., dos Reis, L.M., Jorgetti, V., Moyses, R.M. Vitamin D status in asunny country: where has the sun gone? Clinical nutrition 2010; 29,784-788 - http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0261561410001111

 3 - Pani, M.A., Regulla, K., Segni, M., Krause, M., Hofmann, S.,Hufner, M., Herwig, J., Pasquino, A.M., Usadel, K.H., Badenhoop, K.Vitamin D 1alpha-hydroxylase (CYP1alpha) polymorphism in Graves'disease, Hashimoto's thyroiditis and type 1 diabetes mellitus.European Journal of Endocrinology 2002; 146:777-781.
http://eje-online.org/content/146/6/777.long

 4 - Sundqvist, E., Baarnhielm, M., Alfredsson, L., Hillert, J., Olsson,T., Kockum, I. Confirmation of association between multiple sclerosisand CYP27B1. European journal of human genetics : European Journal ofHuman Genetics 2010; 18:1349-1352. - http://www.nature.com/ejhg/journal/v18/n12/full/ejhg2010113a.html

 5 - Smolders, J., Menheere, P., Kessels, A., Damoiseaux, J., Hupperts,R. Association of vitamin D metabolite levels with relapse rate and disability in multiple sclerosis. Multiple Sclerosis 2008; http://msj.sagepub.com/content/14/9/1220

 6 - Kimball, S.M., Ursell, M.R., O'Connor, P., Vieth, R. Safety ofvitamin D3 in adults with multiple sclerosis. American Journal ofClinical Nutrition 2007; 86:645-651. - http://www.ajcn.org/content/86/3/645.long

 7 - Garland, C.F., French, C.B., Baggerly, L.L., Heaney, R.P. Vitamin Dsupplement doses and serum 25-hydroxyvitamin D in the range associatedwith cancer prevention. Anticancer Research 2011; 31:607-11- http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21378345?dopt=Abstract

 8 - Goldberg, P., Fleming, M.C., Picard, E.H. Multiple sclerosis: decreased relapse rate through dietary supplementation with calcium, magnesium and vitamin D. Medical hypotheses 1986; 21: 193-200. - http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/0306987786900101

 9 - Altman, D.G., Bland, J.M.. Absence of evidence is not evidence of absence. British Medical Journal 1995; 311:485. - http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2550545/

http://www.institutodeautoimunidade.org.br/novo-paradigma.html

http://mscure.aussieblogs.com.au/

Traducción: Cortesía de Lidian Souza.

Share this article :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website and Blog | Euroconecta | Tu Negocio en Internet de forma rápida, fácil y económica
Copyright © 2011. MEDICINA ALTERNATIVA Y REGENERATIVA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Euroconecta
Proudly powered by Euroconecta